Blogia
jana

Retinas

Por una cabeza

Por una cabeza

Hasta que no pase esta semana no tendré tiempo para dedicarme al blog como se merecece. Ando liada -insisto, aunque no lo parezca- pero sí os puedo hacer evocar miles de cosas con "Por una cabeza" de Gardel; aviso, intentad escuchar el tema instrumental, la letra no me inspira mucho, pero la música desde hace muchos, muchos años se me quedó prendida en el corazón.

PD.: Sí, tienes toda la razón whicho... a ver si encuentro hueco para hablar contigo largo y tendido, ya que nuestras conversaciones deben ser y son  por naturaleza así, bien largas y, sobre todo, fructíferas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

M. C. Escher

M. C. Escher

Del 15 de diciembre de 2006 al 4 de marzo de 2007.

Lugar: Centro de Exposiciones Arte Canal(Paseo de la Castellana junto a Plaza de Castilla).

Hora: De lunes a domingo, de 10.00 a 21.00 horas.

Precio: 4 euros.

¿Te la vas a perder?

V

V

V de Vendetta:

Me fascinó. Sin entrar en el arriesgado y explícito guión (con dos cojones), me envolvió su estética gótica, sus tintes a lo Tarantino (kill Bill) y sus vuelos wachowskianos.

 

 

 

V en Cuatro:

Vuelve la serie V, grande donde las haya, para deleitarnos con esos recuerdos anteriores al Equipo A.

LoRca

LoRca He vuelto.
Por fin puedo estar aquí otra vez. He tenido algún que otro problema informático que no me ha dejado entrar en esta alternativa del mundo.
Estos días los estoy pasando con mucho calor, supongo que como todo el mundo, pero aún más cuando te das cuenta de que -por error- todos los radiadores de tu casa se han disparado...
Después de mi leve y tópica queja, quiero contar que normalmente en esta época estival del año me vuelvo muy trascendental... no quiero entrar en detalles ni enredarme en mi laberinto de gusanos, porque podría pasarme líneas y líneas divagando, retorciéndome y haciendo punto de cruz con los filamentos de mis neuronas.
Realmente, lo que me apetece es haceros reflexionar sobre este trozo de poema, teniendo en cuenta la trayectoria de este magnífico personaje:

Cuando se hundieron las formas puras
bajo el cri cri de las margaritas,
comprendí que me habían asesinado.
Recorrieron los cafés y los cementerios y las iglesias,
abrieron los toneles y los armarios,
destrozaron tres esqueletos para arrancar sus dientes de oro.
Ya no me encontraron.
¿No me encontraron?
No. No me encontraron.

-A mí se me ponen los pelos de punta.

Señales

Señales Bueno, otro día más y el tiempo se me echa encima. Tengo más miedo que nunca. Estoy muy agobiada con las innombrables. Quiero dedicar muchos momentos a otras cosas y poder desarrollar mi “creatividad” (si es que tengo algo de eso). El tiempo, uff cómo aprieta. Siempre está ahí con su tic-tac, como empujándote, casi con la desvergüenza de hacerlo tocándote el culo, diciendo “¡venga, circule, circule!”.
Tampoco puedo escribir cosas bonitas y divertidas en mi blog, ni siquiera me paro a cambiar un poco las cosas de aquí dentro, pues... además del tiempo (que, insisto, siempre apremia), me pasa como a Zäpp, o peor, ya que mi pececito es compartido netre 3 (¡ay cuánto ansío un portátil!).
Pero, en fin, hoy voy a dejar de quejarme y contaré mi pequeña impresión de la peli que vi ayer. Es sólo una broma pero, si lo pensáis, las cosas son muy distintas cuando son vistas “a través de unos ojos que saben mirar” (le robo la frase a Mr. Eduard). Estuve videando, queridos drugos, “Señales”. La peli en sí, no me gustó mucho. Es entretenida pero nada más. La verdad, me esperaba otra cosa. Me reí mucho con sus dialoguitos moralizantes de yankipatriota-jesúsestáconnosotros y con los extraterrestres verdes, enfundados en un mono de licra bien ajustado, tanto que les hacía asexuados jajaja...

Bueno, pues después de tragarme el film, empecé a levantar polémica entre los televidentes que me rodeaban. Dije: “realmente, ¿por qué pensáis que los extraterrestres son malos?” Caras con ojos como platos (tipo messenger). “Hum, joder, ¡si son unos artesanos de la madera!” Más caras alucinadas. “¿No habéis visto los dibujitos que han hecho sin sierra de calar? Sí, hombre, esos que han dejado en un rincón precioso de la casa; una imagen tan bucólica... entrando el sol a través de la madera troquelada en forma de estrellas y lunas...” Risas. Risas. Carcajadas. Enfado y seriedad por mi parte “No os riáis. Y además de todo eso... hay un trasfondo: ¿no os habéis dado cuenta de que aparece toda una simbología de un montón de religiones juntas, que viene a colación de las dudas de fe que tiene –el buen creyente de- Mel Gibson?” Empiezo a oír cosas como que estoy loca, rayada, bla bla “Pero yo no quiero hacer hincapié en eso, que al fin y al cabo no pasa de una mera anécdota, desearía que os plantearais si realmente está tan claro que los extraterrestres sean los malos (en esta peli)” Consigo que se callen y tranquila expongo mi teoría: “el extraterrestre coge al niño moribundo y le echa un gas, luego se le cargan, el padre consigue sacar al niño de la casa y le inyecta una medicina para el asma. El niño de momento no responde, pero al final se salva ¿quién dice que es por la inyección no por el gas-ventolín que le echó el extraterrestre?” Risas socarronas, carcajadas y hasta lágrimas que se solapan a mis palabras.

Bah, iros a la mierda. No sabéis darle la vuelta a las cosas. Así va el mundo, creyéndonos y tragando todo lo que nos muestran, sin antes hacerlo bolo alimenticio y digerirlo.

PD: siento haber destripado la peli a quien no la haya visto.
PD2: realmente es una película que no tiene de dónde sacar, pero me niego a ver una cinta y no poder ver algo subliminal, así que, aunque sea, me lo invento.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El columpio

El columpio El Rococó no es una de mis épocas pictóricas favoritas, pero siempre que oigo o leo esa palabra mi mente enfoca perfectamente “El columpio” de Fragonard. Recuerdo que aparecía en mi libro de arte y ocupaba una página entera. Me pasaba varios minutos mirando la lámina, recreándome en todas las formas. Me resultaba una obra de lo más caprichosa. Muy cursi, sí, pero muy delicada. Me envolvían las volutas de la falda de la mujer, confundidas entre las hojas de los árboles y las flores y el detalle del zapato volando, totalmente actuando de fetiche. Se me empeñaba un cuadro de gran carga sexual. El viejo, fatigado, tira del columpio para complacer a la dama. El joven, en el suelo, borracho por la visión que tiene. Una estatua con dos putti, en donde uno de ellos es incapaz de mantenerse estático y tiene que mirar, asombrado, lo que deja entrever esta descocada mujer.
El zapato, diminuto, me resulta protagonista del cuadro; un zapato disparado por la inercia. A la señora o señorita parece no importarle, se deja llevar por un momento de desinhibición plena. Domina la situación y a los personajes. El hombre, con su sombrero en la mano, parece querer recoger todo lo que se le venga encima, dervirgando a algunas flores a su paso, si se tercia.
El movimiento, es prácticamente ficticio; es imposible que el columpio lleve esa trayectoria, ni siquiera creo que sea capaz de moverse con un balanceo normal, típico de estos juegos. El vestido, se empeña en levantarse entre partes de las cuerdas de forma imposible, incluso las piernas de esta impasible dama, adoptan una postura digna del “hombre de goma”. El joven, con apariencia de la condición de Farinelli, tiene cara de encontrarse realmente confortable, a pesar de estar incrustado en unos ramajes nada agradables al tacto.
Pero en el fondo me gusta. Observo de forma entrañable los detalles. Las florecillas abajo del todo, el asiento de textura aterciopelada, la flor de color rosa en la chaqueta del joven y, sobre todo, ese zapatito, volando, con su tapa en el tacón y todo...

Blake

Blake Tyger! Tyger! burning bright
In the forests of the night,
What immortal hand or eye
Could frame thy fearful symmetry?
In what distant deeps or skies
Burn the fire of thine eyes?
On what wings dare he aspire?
What the hand dare sieze the fire?
And what shoulder, & what art,
Could twist the sinews of thy heart?
And when thy heart began to beat,
What dread hand? & what dread feet?
What the hammer? what the chain?
In what furnace thy brain?
What the anvil? what the dread grasp
Dare its deadly terrors clasp?
When the stars threw down their spear,
And water'd heaven with their tears,
Did he smile his work to see?
Did he who made the Lamb make thee?
Tyger! Tyger! burning bright
In the forests of the night,
What immortal hand or eye
Dare frame thy fearful symmetry?

Uff... Blake, Blake, Blake... éste sí que me gusta. Me gusta mucho, como pintor y como escritor. Era un tío muy extraño, rodeado de esoterismo, vaticinios,... muy visionario, totalmente irracional. Era tan introspectivo que pudo llegar a captar la esencia de las cosas con la abstracción y el simbolismo.

Lucrecia Panciatichi

Lucrecia Panciatichi Me encanta este cuadro. Aquí, en la imagen, no se aprecia muy bien.
Lo pintó Bronzino (1503-1572), que era de Florencia y cultivó el Manierismo. Veo la imagen de Lucrecia como una mujer abstraída, distanciada, fría, tanto que parece una escultura en lugar de pintura.
La primera vez que la vi fue en mi libro de Arte; ojeando y hojeando me topé con este retrato. Me quedé paralizada observando sobre todo la cara de esta mujer. Me llamó la atención sus ojos, su cara y su frente despejada. Las pupilas son tan reales...
Hay pintores y cuadros que me gustan mucho más, pero tengo especial cariño a esta obra. No sé por qué, pero hay algo que me atrae, que me llama a abrir el libro y contemplarlo de vez en cuando.

El Resplandor

El Resplandor Qué puedo decir de esta peli que tantas tantas tantas veces he visto...
Cada vez que la video (como diría Alex) me recreo en toda la panorámica que refleja Kubrick. Me fijo en todos los clichés que usaba en sus pelis. Me encanta la escena de Danny por los pasillos con el triciclo; el cambio de ruido de las ruidas de su pequeño vehículo al pisar, alternando, alfombras y suelo. La cámara siguie al niño a toda velocidad, sin perder detalle en las curvas. Este movimiento de cámara se repite en el laberinto, cuando Danny es perseguido por Jack.
Otra escena, insignificante a primera vista, pero los recorridos por la gran cocina son muy parecidos a la entrada de la enfermera con el carrito en "La naranja mecánica" (cuando Alex está escayolado).
A ver... más cosas...hum...sí, cuando el niño está en trance (comunicandose con el jefe de cocina) es la misma imagen que la del escritor de la naranja cuando escucha a Alex singin' in the rain....Bah y muchas cosa más que se me harían muy largas de escribir. Ya iré comentando.
Se aceptan críticas, opiniones, insultos, bla bla bla...
A ver que sigo contandoos... molan los posters de las blackies que tiene el jefe de cocina en su dormitorio, menudo pájaro!
Y lo que más se sale es el niño "redrum, redrum, redrum, redrum...!" es tan rayante y repetitivo como el "no por mucho madrugar amanece más temprano" ("All work and no play make Jake a dull boy")
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres